La cumbia trash de Rolando Bruno
by on mayo 25, 2016 11:35 AM in Blog AnalogLove
Rolando Bruno y su orquesta MIDI.

Rolando Bruno y su orquesta MIDI.

Antiguo miembro de Los Peyotes, una de las bandas de garage referentes en Latinoamérica, actualmente Rolando Bruno explora su propia actualización de la cumbia. Él y, por supuesto, su pequeña orquesta MIDI.

¿Qué te llevó a dejar Los Peyotes para emprender tu proyecto en solitario?
En realidad empecé con esto estando en Los Peyotes. Desde el 2005 surgió la idea, pero era solo llevada a cabo desde mi habitación. En el 2010 surgió la posibilidad de tocar en directo, y desde ahí no paré. Creo que el impulso fueron mis miles de horas frente a un ordenador desde que soy pequeño, junto con la influencia de los grupos 60’s y 70’s de Perú. Investigué tanto que llegué a la cumbia peruana psicodélica, y bueno, así empezo esta movida. Luego dejé Los Peyotes porque me vine a vivir a España durante dos años. Ahora he vuelto al Pantano de Argentina, pero bueno, también necesitaba un poco de aire en lo musical, algo que no sea tan de género.

¿Por qué elegiste tu orquesta MIDI en lugar de personas?
Creo que lo contesté un poco arriba. Me he llevado muy bien siempre con los ordenadores (risas). Y nada, surgió de una tarde de aburrimiento en mi casa, de hacer patrones de percusión bien cutres con el Fruity Loops y empezar a tocar arriba “La danza de los mirlos”, y  me dije: ¿Por qué no hacemos una orquesta midi?

Has bautizado tu estilo como cumbia trash. ¿Es tu homenaje al garage?
Yo creo que TRASH lo utilizo para un “todo”. Mi sonido no es tan fino como la cumbia, porque muchos se reirán del estilo, pero creo que a más de un rockero se le entumecerían los dedos o no podría seguir el ritmo a una cumbia bien tocada. Es realmente muy jodido tocar bien el estilo, cosa seria. Entonces yo, como opino que aún tengo mucho de rock, sale algo torcido el sonido, por eso es TRASH. Y también por toda la estética en la ropa, en los vídeos, en las gráficas y en el humor en general que hay en este proyecto. No me importa nada, ni el que dirán, ni nada, solo divertir (me). Lo de cambiar la historia de la música se lo dejo a los Emerson, Lake & Palmer.

¿Qué opinas de la segunda juventud que vive la cumbia en la actualidad, tanto a nivel europeo como americano? ¿Cómo la recibe el público?
Sin lugar a dudas, es el estilo que predomina en cualquier fiesta en America Latina ahora, pero me imagino que te refieres a la cumbia B, cool, o la tocada por gente no tan cumbiera clásica, como yo. Pues la verdad es que hay muchísimos estilos, y artistas nuevos, solo en Argentina hay muchos, así que imagínate por ahí. Al menos en Latinoamérica, este género envuelve mucha variedad de público. Aquí en Europa es un poco más reciente el recibimiento de la cumbia, pero creo que la respuesta es muy buena. He visto mucho interés en países como Alemania y Holanda, gente que organiza fiestas de cumbia electrónica. Creo que el público recibe muy bien este género y que quiere más, esto recién inicia… Opino que el segundo paso para asentar más el estilo en Europa es que empiecen a aparecer artistas europeos haciendo cumbia. De a poco van saliendo… ¡y aparecerán más!

Desde hace años vives en España. ¿Crees que ha afectado de alguna forma a tu música?
Viví dos años aquí, pero desde mi primer tour con Los Peyotes en 2007 he visitado España todos los años. Ahora volví a ser porteño en mi país (risas). Pero en cuanto a lo musical, yo siempre digo que al final lo que a uno le tira o lo que triunfa para enriquecerse es la identidad (musical en este caso) de cada sitio, y aquí me ha influenciado mucho el flamenco. Me he vuelto loco con Camarón, que no lo conocía de antes, o con Los Amaya, Las Grecas… Es más, ahora hago hasta algunas versiones tropi rumbas. Hasta creo que hay algún punto de encuentro en las letras con las cumbias andinas, distintas maneras de contar historias pero similares al mismo tiempo.

Tu vida en cinco discos.
1) Nevermind de Nirvana. Debe hacer mil años que no lo escucho, ni creo que quiera hacerlo, pero debo agradecerles que me hicieron querer tocar la guitarra eléctrica.
2) Los Mockers. Siempre busqué el lado B de los 60’s y sobre todo de Sudamérica. Los Mockers, los rolling uruguayos, pues no sé, ¡a mí me gustan más!
3) Let’s Go Classics de Takeshi Terauchi & The Bunnys. Este fue el primer disco que escuché de Takeshi, gran guitarrista japonés. Fui muy influenciado por su manera de tocar, bien guarra y sonido limpio… Un distinto.
4) Chacalon y la nueva crema. El primer disco de Chacalon, cuando empezaba a investigar sobre la cumbia, llegué a este buen hombre. EL FARAÓN DE LA CUMBIA PERUANA, se me estremece todo al escucharlo. Además, el guitarrista tira unos fuzzes bien frikis que me perforan el cerebelo.
5) Pet Sounds de Beach Boys. No hay mucho pa’ decir. Mi lado sensible (que es mucho), cuando lloro solo en mi habitación cual Brian Wilson del altiplano… Obra maestra.

 

Lucía Escudero Gruber (Analog Love)

2015 Analog Love © Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR